INGREDIENTES

1 frasco de Garbanzos Gvtarra

1/2 cebolla mediana muy picada

2 dientes de ajo picados

10 cucharadas de menta fresca o de perejil

2 cucharaditas de comino

1 yogur griego natural, sin azúcar (o mejor, de leche de oveja)

1 cucharada de zumo de limón

Aceite de girasol

2 cucharadas de aceite de oliva virgen

CÓMO PREPARARLO

PASO 1
Escurrir bien los garbanzos y aplastarlos con un tenedor. También podemos triturarlos un poco con la batidora junto con la menta y el comino. Incorporar la cebolla y el ajo. Reservar esta masa, tapada. Si utilizamos garbanzos secos, la noche anterior, los ponemos a remojo en un bol. Y, según la receta tradicional, al día siguiente, los escurrimos y trituramos directamente, sin cocerlos. También, podemos cocerlos cubiertos de agua durante 20 minutos en la olla rápida.

PASO 2
Mientras, hacemos la salsa de yogur mezclando este con dos cucharadas de aceite de oliva, otra de menta, sal y pimienta negra a nuestro gusto. También puede añadirse una cucharada de zumo de limón.

PASO 3
Con las manos mojadas en agua –así la masa no se os pegará-, formamos bolitas y las achatamos para que luego, al freírlas, se hagan mejor por dentro. Si la masa sigue estando demasiado húmeda, espesarla con harina de garbanzo (que podemos hacer en casa, moliendo los garbanzos secos en una picadora). Otra manera de quitarle humedad es meterla en un paño de cocina limpio y aplastarla un poco.

PASO 4
Freír los faláfel en aceite de girasol durante dos minutos, en una sartén con abundante aceite. Este debe estar bien caliente, al principio. Y, cuando tomen color por ambos lados, bajarlo un poco. Escurrir de aceite y servirlos.